Vivimos en una sociedad donde así como niños nacen por cada segundo, se levantan diferentes negocios con diferentes o similares ofertas de producto. Cada uno de estos diferenciado entre sí por el simple hecho de ser de propietarios diferentes, ya sean las mismas ideas o los mismos productos; así un negocio sea similar a otro no son totalmente iguales.

No obstante, un consumidor común no lo vera de esta manera y dirá “NO” a más de lo mismo, esta fiera competencia y las innumerables propuestas de negocios que nacen a diario han obligado a la sociedad a adoptar el marketing como núcleo vital para sus compañías, las que no, suelen quedarse perdidas entre todas aquellas que sobresalen entre las demás por el hecho de hacer marketing, y poco a poco van quedando incluso debajo de las que acaban de surgir, así hasta que no queda recuerdo de ellas, en el mejor de los casos algunas de estas logran mantenerse pero no pasan de ser otra tienda más del barrio.

Todos estos factores llevan a considerar la idea e importancia del marketing en una empresa, a plantearnos la pregunta ¿Quiero que mi empresa se pierda en el limbo? ¿Que no sea más que esa a la que acuden los vecinos? y eso, a veces por el mero hecho de tener algún vinculo cercano con el propietario. Yo no querría esto ni para mi negocio, ni para el de nadie; y para que esto no pase solo hay una solución, y es, adoptar el marketing, y ¿qué es el marketing? Bueno, pues básicamente es ese conjunto de técnicas o estrategias que nos ayudan a posicionar nuestra compañía, vender nuestra marca y nuestros productos. Muy importante ¿No? Y mucho más ahora en puertas de la siguiente revolución industrial donde el marketing implica acoger también las tecnologías, las social media, y los medios de comunicación como la estrategia base de nuestro negocio.

Hay algo cierto y es que si no se encuentra una empresa o la mención de ella en el gran catalogo de la internet o de las social media, para la mayoría de personas ajenas a ella; esta empresa no existe, y sí, puede existir en un plano físico, en algún lugar del mundo, pero si quiero buscarla para saber de ella o ir, o comprar algo ¿cómo lo hago? si simplemente no la encuentro en la red. Esta es la importancia de ubicar una empresa no solo físicamente, sino también digitalmente y esto hace parte también del marketing, entendiendo la importancia de esta ubicación digital se puede proceder a crear un sitio web con el cual los clientes puedan interactuar, algo así como poner un negocio local, donde la gente pueda acudir a comprar, a ver o simplemente para saber un poco más de nuestra compañía, así también como las potentes social media como Facebook, Instagram, Twitter, Youtube… Etc.

Algunas personas no entienden la capacidad y el alcance del marketing digital, por que simplemente no entienden la web como tal, pero siendo sinceros, el alcance de un negocio digital es ilimitado más allá del posicionamiento y la posibilidad de globalizar sin movernos de nuestro hogar, hay un factor muy importante y es que el simple hecho de tener una página web y conocer las ventajas de ésta ¡nos permite monetizarla!, ganando así ingresos no solo por las compras que se generen por medio de ella, sino también, por las visitas o el tiempo que se queden en ella, o hablando de las social media, youtube paga a los creadores de contenido por los anuncios vistos en sus vídeos, y luego en instagram otras empresas más pequeñas pagan a cuentas más grandes por promocionar sus cuentas. Sabiendo esto y viéndolo de esta manera ¿no crees que el alcance de un negocio web que aplique estas técnicas de marketing pueda ser ilimitado? en markeking no lo dudamos.

Profundizaremos más de este mundo, porque es algo tan grande y con posibilidades tan diversas que no inmiscuirse por sí mismo ya puede ser considerado un pecado.

Share This